Father’s Gun

Hace un tiempo, a razón de la hasta ese momento trilogía de la saga de películas de Saw, reflexioné mucho sobre el personaje de Amanda y la frase del asesino: “cuál es la cura del cáncer, la misma que el propósito de la vida: la inmortalidad”.

Recuerdo aquellas esas líneas que escribí a razón del susurro del ayer.

Han pasado los años y una pequeña sensación aflora en mí ser, tras las acciones que he emprendido en los últimos meses.  Sabes que estas envejeciendo cuando entiendes mejor a tus padres. Simplemente porque te enfrentas a las misma situaciones en las cuales ellos han estado y te ves a ti mismo decidiendo con las herramientas que viste que ellos usaron o cuestionándolas o buscando una alternativa.

El anime High School of The Dead, ha sido un buen hallazgo. Dentro de un apocalipsis zombie, un grupo de estudiante de bachillerato, deben enfrentarse a lo imprevisto y tomar decisiones de adultos. La primera herramienta que usan para defenderse de la muerte es lo que aprendieron en casa y luego sus gustos, aficiones, personalidades moldean sus decisiones futuras.

En una cultura tan tradicional como la japonesa, el momento de quiebre del anime es cuando la sobrevivencia te confronta a lo más elemental de un adolescente: sus sentimientos, el amor, el placer y el sexo. Para luego verse frente a frente con sus padres, cuando encuentran a la familia, y decidir que deben continuar solos porque han superado la autoridad paterna.

En tantas formas la autoridad paterna se convierte en esa fuente de lecciones y referencias que afloran cada vez que miramos dentro del pensadero. En este racimo de recuerdos, entendí mejor un viejo aprendizaje de mi padre que no había entendido en su totalidad:

Siempre he dicho que aprendí a usar armas antes que montar una bicicleta. Ello fue gracias a mi padre, de quién irónicamente no aprendí usar una bici. Reflexionando sobre ambas acciones, algo que un niño espera compartir, que parece natural es un momento de ciclismo con su padre. En mi caso, compartí gran cantidad de fines de semana en un polígono de tiro.

Aunque suena como la ley de cambie un arma por un juguete, la verdad es que siempre dejé a mi reflexión entender el por qué esa acción de mi padre. Años después comprendí y sus palabras me dieron una respuesta del porqué de su acción: “eras un niño y tenía que enseñarte que un arma no era un juguete para que no te pasara nada”.

En su momento me pareció una respuesta lógica: cualquier niño juega con armas y para mí era normal usar la pistola del Nintendo y matar Patos jaja. De allí a transformar ese juego con un arma real era sólo la oportunidad. Por encima de todo ello, y es lo que ahora entiendo y agradezco, es que ese pequeño acto de enseñanza, me dio una herramienta que desconocía su origen:

Desde pequeño siempre mi padre se enfocó en enseñarme el valor de las responsabilidades. El pensar las cosas antes de hacerlas. A evaluar las cosas y los escenarios posibles antes de actuar. A buscar pensar en el mañana más que en el hoy. Y en última instancia, a ser consciente de que todas las decisiones, acciones que tomo me afectan y en especial a quienes me rodean.

La esencia de aprender a usar un arma no es cómo disparar, sino ser consciente del poder y la capacidad que tienes de hacer algo, y por ende, de la responsabilidad que implica.

Al parecer no todas las cosas se pueden tener y sobre todo aquellas que son excluyentes aunque no lo parezcan. Un arma o montar bicicleta. Responsabilidad o desarrollar una habilidad social. Ambos momentos de compartir con tu padre, pero en aquel entonces un paseo de bicicleta se veía mejor. Hoy día, el arma se ve como una mejor vivencia.

Más allá de la inmortalidad, de dejar un legado, de enseñar a otros, de aportar en acciones a la vida un valor superior… la sencillez de lograr que alguien aprenda y sea responsable de sus propios actos es haber encontrado la cura del cáncer…gracias papá.

Esta entrada fue publicada en Mensajes al contestador. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s