Diciembre 2011

El séptimo día comienza. Un año que comienza con una fecha capicúa 2-1-12 en la cual escribo y la visión de renacimiento de las profecías Maya ronda el ambiente. Será interesante leer de nuevo estas palabras en un año, ver que el mundo sigue igual y qué tanto he avanzado.

Lo más interesante de este año ha sido mirar en el espejo del pasado los rezagos de las sombras de una vida previa. Un año en donde el ciclo de 10 años ha dejado su mella. Recordando aquella metáfora de los viajes espaciales en donde las navas deben dar una órbita sobre un planeta y así tomar mayor impulso para llegar a su destino final.

La vida no es más que una espiral que se ensancha. Y este año sólo fue un giro orbital para un destino mayor. Un propósito que me platee en 2009 cuando viajé a Madrid-Londres. 2 años después vuelvo a viajar y he regresado a Madrid pero he alcanzado Liverpool, Manchester, Glasgow y Edimburgo. Un viaje de tres (3) semanas en donde sus paradas pusieron en evidencia tres (3) momentos, historias, anécdotas y aprendizajes.

Como dice la canción de Apocalyptica “I’m not strong enough to stay away”. Los encuentros de este año han sido sólo un mirar la superficie de este planeta del cual orbité hace años, como paso al siguiente. La gran conclusión de mi viaje ha sido:

1) Corroborar que las decisiones que tomé eran las acertadas. Qué paz sentí cuando pisé el aeropuerto de Barajas.

2) Ver en Luis el espejo futuro en donde la clave es la capacidad de resolver los problemas operativos y al mismo tiempo la construcción de un espacio familiar.

3) Reconocer el dark passenger el cual forma parte de nuestros múltiples yoes y quien tiene sus espacios delimitados y que cada vez más se hacen pequeños en la medida que nacen nuevos objetivos. A inicios del año Dexter 5° temporada y a finales del año la 6°.

4) Reconocer el nuevo tipo de soledad a la cual me acerco. Alejándome de esta órbita planetaria conocida, la oscuridad del espacio profundo me da la bienvenida y es una nueva forma de sentir la soledad, la cual tendrá la forma de un apartamento propio que me recibirá con los brazos abiertos de luces apagadas a la vuelta del trabajo…dos dedos de café en una taza dejada sobre la mesa.

5) La cara opuesta a esta realidad es el entorno familiar y de amistades. La necesidad de dar mayor cabida y espacio para la construcción relaciones cercanas.

6) La soledad de pareja entendida como un resultado de la necesidad de buscar objetivos superiores. No se trata de relaciones eventuales, las cuales habitan en las viejas formas conocidas de actuar, sino de apostar a un relación de larga data. Ver a Nicole luego de 10 años fue excelente. Recordarme a mí mismo en aquellos años, recordarla a ella, recordar el sentimiento y darme cuenta que sí es el camino que quiero recorrer, pero no es alguien de mi pasado.

7) Una vez más la conclusión es lograr el equilibrio de las diversas patas de la mesa. Un equilibrio que se sustenta en tener paciencia, fortaleza, determinación, constancia mental y capacidad operativa de responder.

8) Inicia una nueva fase de quizás al menos dure 2 o 3 años de los cuales, como le decía a Luis: si nos volvemos a ver y si no soy capaz de presentarte a mi esposa, pareja o por lo menos decir el divorcio fue así o estamos en esto o vivimos juntos y pasó aquello, no he aprendido.

9) Los 90’s no fueron el comienzo de una etapa, sino el comienzo del fin. Lo que ha quedado es simplemente una recopilación de eventos, vivencias, nombres y anécdotas. Al mejor estilo del film High Fidelity. Forma parte del equipaje que llevo y es una oda a lo que nos dejó Kurt Cobain. Un yo dentro de la colección que a fin de cuentas disfrutó haber ido al teatro para ver Vino la Reina.

10) Las cosas son tan sencillas y tan inocuas que entre cajas de mudanzas veo que las cosas ocupan un ligero espacio. Qué pasaría si la caja no sigue conmigo. Qué pasa si la caja se queda. Qué pasa si la caja se quema. Qué pasa si la caja la regalo. Qué pasa si… Historia de Cronopios y de Famas como diría el querido Cortázar. Son cosas que habitan en la piel (como diría Almodóvar), y que forman parte de nuestras células. Su distancia o pérdida evocan un llanto y nostalgia como cuando leí la noticia de que Ernesto Sabato había fallecido. Una historia vivida y compartida que puede continuar o no.

Me siento feliz. Ha sido un buen año entre las alzas y bajas mis seres más cercanos están allí y hemos reafirmado una vez más nuestra presencia en cada una de nuestras vidas.

Esta entrada fue publicada en Mensajes al contestador. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s